Cuidado del pie diabético en Verano

compartir   

 
Main Image

Si tienes diabetes, con el paso de los años puedes tener una pérdida de sensibilidad nerviosa (neuropatía diabética), sobre todo en extremidades inferiores (hormigueo, calambres, ausencia de sensación al frío, calor o dolor) y problemas vasculares (vasos sanguíneos obstruidos – mala circulación) que hacen que tus pies tengan más riesgo de sufrir heridas e infecciones que cuesten de curar y puedan complicarse.

Las personas de edad avanzada, larga evolución de la diabetes o un control inadecuado de la enfermedad, tabaquismo, colesterol elevado, tensión arterial elevada, dificultades de flexibilidad y visión, tienen más riesgo de presentar estos problemas. Sin embargo, los jóvenes con diabetes recién diagnosticada y sin complicaciones aparentes, tienen menos riesgo de padecer lesiones en los pies.

En cualquier caso, por tanto, el cuidado de los pies y el calzado que uses es fundamental para no desarrollar lesiones que acaben derivando en lo que se conoce como “pie diabético”.

El cuidado de los pies es especialmente necesario durante los meses de verano, ya que durante los meses de calor llevamos los pies más descubiertos, por lo que están más expuestos a sufrir algún tipo de dolencia.

¿Qué podemos hacer para prevenir las lesiones en los pies y sus posibles dolencias si tenemos diabetes?

  • Higiene: lavarlos a diario con agua tibia y jabón neutro, secándolos con una toalla suave especialmente entre los dedos.
  • La observación de los pies: aprovecha mientras realizas tu higiene diaria para buscar posibles heridas, manchas en la piel, o diferencias significativas de temperatura entre ambos pies o en zonas distintas de un mismo pie.
  • Piel seca: la neuropatía diabética elimina la capacidad de sudoración de los pies volviéndolos muy secos, por lo que además de hidratar el cuerpo con líquidos, se recomienda la utilización de crema hidratante (no grasa) y así evitar la aparición de, por ejemplo, grietas.
  • Utilizar el calzado adecuado: entre otros factores, es importante que el calzado en verano tenga una buena suela que proteja el pie de cortes; también hay que tener especial cuidado con las rozaduras en la zona del tendón de Aquiles, ya que es una zona de difícil curación para cualquier tipo de herida.
  • Evitar el tabaco: fumar ralentiza el proceso de curación de las heridas.
  • Mantener el peso adecuado ya que el sobrepeso perjudica la circulación sanguínea, aumentando a su vez los problemas relacionados con los pies.

En definitiva, se puede conseguir disminuir las complicaciones graves en los pies y especialmente en verano mediante una buena atención sanitaria y unos cuidados personales minuciosos, basados en una buena higiene de los pies, hidratación  y un buen control de la glucemia.

 

 

FUENTES:

https://www.hospitallapaloma.com/promocion-pie-diabetico/#quees

https://pie-diabetico.net/

 

La información facilitada por Ascensia Diabetes Care Spain SL es de tipo general. No está destinada a ser utilizada como recomendación médica, de diagnóstico o tratamiento, y no debe sustituir las recomendaciones de su profesional de la salud.