Complicaciones de la diabetes: la ampolla diabética.

Main Image

La diabetes mellitus ocupa un lugar importante dentro de las patologías endocrinas con repercusiones en diferentes sistemas orgánicos entre ellos, la piel. Según la Asociación Americana de Diabetes, el 33% de las personas con diabetes sufren un trastorno de la piel en algún momento de sus vidas. Los desórdenes cutáneos que vienen ocasionados por la diabetes son los mismos tanto para las personas que tienen diabetes tipo 1 como diabetes tipo 2.

Una de las lesiones cutáneas más frecuentes es la ampolla común. Las ampollas son lesiones superficiales en la piel que se caracterizan por tener líquido. Este líquido suele ser transparente aunque algunas veces adquiere un color rojizo o negruzco por su contenido de sangre.

Existen tres tipos de ampolla:

  1. El tipo más común es el que no deja cicatriz; se presenta como ampollas llenas de líquido claro, estéril, en la punta de los dedos de las manos y de los pies y con menor frecuencia en los laterales y dorsales de los antebrazos, manos, piernas y pies; estas cicatrizan espontáneamente en 2 a 5 semanas.
  2. El segundo tipo de ampolla comprende lesiones con contenido hemorrágico que dejan cicatriz y atrofia.
  3. El tercer tipo consiste en múltiples vesículas dolorosas que no dejan cicatriz, en áreas expuestas al sol.

Las apariciones de las ampollas diabéticas suelen deberse principalmente a:

  • Un exceso de fricción
  • Un exceso de calor y sudor
  • Infecciones micóticas (por hongos), reacciones alérgicas o quemaduras.

Descárgate esta guía sobre cómo mantener alejadas las heridas de tus pies

Las personas con diabetes que tienen neuropatía (daños causados en los nervios por altos niveles de azúcar en sangre y disminución del flujo sanguíneo) pueden no ser capaces de reconocer cuando se está formando una ampolla, por lo que se recomienda una continua inspección, tanto por la propia persona o, en caso de duda, acudiendo a profesionales que le puedan ayudar.

La insuficiencia vascular puede jugar un papel importante en el desarrollo de estas lesiones: una disminución en el flujo microvascular, que además de alargar el proceso de curación por la disminución de nutrientes y oxígeno, causa cambios en la piel como el envejecimiento prematuro del colágeno que da como resultado la formación de ampollas con traumas triviales (pequeños golpes).

Para el tratamiento de las ampollas comunes de una persona con diabetes debemos decir que es mejor mantenerlas intactas hasta que desaparezca el líquido. Si éste no se reabsorbe puedes drenar la ampolla siempre mediante una previa desinfección de la zona y de la disposición del material necesario para ello. No se debe retirar nunca la piel que recubre la ampolla. Si se rompe sola, se debe lavar con agua y jabón y a continuación aplicar un antiséptico o desinfectante y cubrirla con un apósito limpio. Tienes que estar atento a signos de infección como enrojecimiento, dolor o hinchazón.

En caso de duda siempre acude a un profesional especializado para el correcto diagnóstico y tratamiento, y así poder evitar futuras complicaciones.

Autora: Verónica Santín Huerga. Podóloga, especializada en pie diabético. Clínica Podológica Verónica Santín.

Tags:  ampolla diabética   complicaciones de la diabetes   diabetes tipo 1   diabetes tipo 2   neuropatía diabética

La información facilitada por Ascensia Diabetes Care Spain SL es de tipo general. No está destinada a ser utilizada como recomendación médica, de diagnóstico o tratamiento, y no debe sustituir las recomendaciones de su profesional de la salud.